Archivos de la categoría Activitats

CINEMA DISSABTE 16 I DIUMENGE 17 DE MARÇ

DISSABTE DIA 16 DE MARÇ A LES 20 H.

DIUMENGE DIA 17 DE MARÇ A LES 16.30 I 19 H

Título original

L’Echange des princesses
Director
Marc Dugain
Géneros
Historia
Resumen
Año 1721. Felipe de Orleans es Regente de Francia, hasta el momento en que el joven Luis XV alcance la mayoría de edad para poder reinar. Mientras tanto, el retorcido monarca ha tramado un ingenioso plan para consolidar la paz con España después de años de conflictos. Felipe, como ofrenda de amistad y unión entre ambos países, ofrece al rey español dos matrimonios muy ventajosos para ambas coronas. El primero será entre el heredero francés Luis XV, de 11 años, y la Infanta Mariana Victoria, de 4, y el otro entre su propia hija, la señorita de Montpensier, de 12 años, y el Príncipe de Asturias, el sucesor al trono español. Sin embargo, lo que parecía un prometedor intercambio, no saldrá según lo esperado, y las dos niñas se verán atrapadas en una red de alianzas, traiciones y peligrosos juegos de poder.
País
 Belgium,   Francia
Duración
1 h 40 min
Fecha de lanzamiento
27 diciembre 2017
Actores
Lambert WilsonOlivier GourmetJuliane LepoureauIgor van DesselAnamaria Vartolomei, Catherine Mouchet, Kacey Mottet Klein, Maya Sansa, Thomas Mustin, Gwendolyn Gourvenec, Andréa Ferréol, Patrick Descamps, Didier Sauvegrain, Vincent Londez, Jonas Wertz

Cinema Dissabte 9 i Diumenge 10 de març

DISSABTE DIA 9 DE MARÇ A LES 20 H.
DIUMENGE DIA 10 DE MARÇ A LES 16.30 I 19 H.

 Una receta familiar 

Público recomendado: Jóvenes

El cine asiático nos suele llegar con cuentagotas, y de vez en cuando podemos disfrutar de pequeñas joyas procedentes de cinematografías lejanas como la película que nos ocupa.

Masato es un joven que trabaja como cocinero en un restaurante en Japón, y decide emprender un viaje gastronómico a Singapur para descubrir la verdad sobre sus padres y el pasado de su familia.

No es la primera vez que el cine asiático recurre a la gastronomía como vehículo para contar temas más profundos en una película (el espectador puede que recuerde Comer, beber, amar, de Ang Lee). El recurso también se ha utilizado en otras latitudes, como en la mexicana Como agua para chocolate.

En Una receta familiar nos encontramos con una película pequeña, con un acabado visual discreto y un cierto aire genérico. Sin embargo, el director sabe sacar oro dramático de las situaciones que plantea. Así, la sencillez se convierte en virtud, y si el espectador entra en el siempre retador ritmo del cine asiático, se encontrará con una agradable sorpresa.

En una trama que utiliza los flash-backs para contarnos cómo el pasado tiene una influencia fundamental sobre el presente (un tema fundamental en el cine japonés), la cocina se convierte en símbolo de la unión familiar, de la línea que une la tradición con la actualidad.

En último término, el perdón se acaba convirtiendo en el tema central sobre el que gira esta odisea culinaria, lo cual la convierte en una aportación muy positiva al panorama cinematográfico actual. La memoria histórica, la de un país y la de una familia, no se convierte en arma arrojadiza, sino en punto de encuentro, de sanación y de reconciliación.

 

Ramen Teh, Singapur-Japón-Francia, 2018

Director: Eric Khoo

Guion: Tan Fong Cheng, Wong Kim Hoh

Intérpretes: Tsuyoshi Ihara,  Seiko Matsuda,  Takumi Saito,  Jeanette Aw,  Tetsuya Bessho, Mark Lee,  Beatrice Chien

Fotografía: Brian Gothong Tan

Música: Kevin Mathews

Duración: 90 minutos

CINEMA DIVENDRES 1, DISSABTE 2 I DIUMENGE 3 DE MARÇ

DIVENDRES   DIA 1    DE MARÇ   A LES  21,00 H.
DISSABTE        DIA 2    DE MARÇ   A LES  20,00 H.
DIUMENGE     DIA 3    DE MARÇ  A LES  16.30 H. DIUMENGE     DIA 3    DE MARÇ  A LES  19,00 H.

Director

Ludovic Bernard
Duración
1 h 46 min
Fecha de lanzamiento
26 diciembre 2018
Géneros
Comedia
Resumen
La música es la pasión del joven Mathieu Malinski (Jules Benchetrit), un asunto del que no se atreve a hablar cuando se reúne con sus amigos en los suburbios. Después de un pequeño robo, Mathieu está a punto de terminar en prisión, pero gracias a Pierre Geitner (Lambert Wilson), director del Conservatorio Nacional de Música, tiene la oportunidad de remediarlo a cambio de horas de servicio a la comunidad. Eso sí, Pierre tiene otra idea en mente: ha descubierto en Mathieu un futuro gran pianista, y querrá que participe en la competencia nacional de piano. Mathieu entrará así en un nuevo mundo cuyos códigos ignora, donde conocerá a la intransigente ’Condesa’ (Kristin Scott Thomas) y se enamorará Anna (Karidja Touré). Para tener éxito en este concurso, Mathieu, Pierre y la ’Condesa’ tendrán que aprender a superar sus prejuicios.

Crítica

Hacen falta películas como esta. No por ser originales, sino por ser repetitivas.

Las buenas historias hay que oírlas muchas veces, y si no, no son tan buenas. Historias como estas tenemos muchas, porque nos hablan de cosas que necesitamos oír: que el talento no se genera por las condiciones sociales del medio, que es bueno que un profesor confíe en su alumno más que este en sí mismo, que debemos rescatar continuamente la música clásica, que el esfuerzo consigue grandes cosas o que la música posee interiormente a aquellos a quienes elige. Nada de esto es nuevo y por eso hay que repetirlo, una y otra vez, porque como no es nuevo, se nos olvida. Bienvenida La clase de piano.

El director, Ludovic Bernard, es un enamorado de la música clásica, la escucha constantemente y le ha rendido un homenaje. La música es una pasión que llega a dominar a aquellos que la han recibido, aunque vivan entre las rigideces de la enseñanza reglada de un conservatorio. Gran paradoja, la música, ámbito de libertad, requiere esfuerzo y sacrificios constantes.

En un intercambiador de metro, donde nadie tiene nombre, donde un piano espera a que alguien lo toque, aparece un joven que toca con una intensidad increíble. Lo que interesa a pocos, fascina a Pierre, profesor de piano del Conservatorio Superior de Música de París, que advierte en Matthieu, el pianista anónimo, un talento descomunal. Pero Matthieu forma parte de una pandilla de gamberros que roban y se mete en un lío. Condenado a servicios comunitarios, y con la amenaza de cárcel ante la menor reincidencia, Pierre logra atraer a Matthieu a su conservatorio, para que haga allí sus servicios comunitarios: limpiará los suelos por las mañanas y después, Pierre le pone a cargo de la mejor profesora del Conservatorio. La apuesta de Pierre es un auténtico órdago: este alumno, sin formación reglada, de quien no se sabe quién ha sido su profesor, es el elegido para representar al Conservatorio en el concurso nacional de jóvenes intérpretes. Nadie cree en Pierre, nadie cree en Matthieu, ni siquiera el propio Matthieu.

Hay cosas que nos recuerdan a la preciosa Together (Chen Kaige, 2002) con la música en la estación, la preparación para el concurso, el talento del niño pobre, o a Urban Hymn (Michael Caton-Jones, 2015) donde una educador, con una gran herida en su pasado, lo arriesga todo, por su alumno rebelde; al Profesor Mulholland, o a Will Hunting, podemos buscarle padres, hermanos y primos a la película, y todos tendrán en común que en la educación hay momentos en que se necesita la esperanza contra toda esperanza, el paso de fe de Indiana Jones en la última cruzada, pero que una vez roto el caparazón, la humanidad brota y hace crecer a todos. Si el grano de fruto no muere…